Facebook se enfrenta una vez más a nuevas críticas después de que su software haya bloqueado una fotografía de una estatua de Neptuno del siglo XVI que descansa en la plaza de Nettuno de la ciudad italiana de Bolonia por ser “sexualmente explícita”.

La escritora local Alisa Barbari había elegido la estatua, que muestra a Neptuno desnudo y sujetando un tridente, para ilustrar su página de Facebook Storie, curiosità e scorci di Bologna (Historias, curiosidades y miradas de Bolonia). Pero tuvo problemas con la política de privacidad del gigante de Internet, según   the Daily Telegraph.

En un mensaje, Facebook dijo a la escritora: “El uso de la imagen no está aprobado porque viola las directrices sobre publicidad de Facebook. Muestra una imagen con contenido que es explícitamente sexual y un grado excesivo de cuerpo, concentrándose innecesariamente en partes del cuerpo”.

“El uso de imágenes o vídeos de cuerpos desnudos o de grandes escotes no está permitido, incluso si se utilizan por razones artísticas o educativas”, continúa el mensaje. A esto Barbari contestó con incredulidad compartiendo en su página de Facebook un imagen en la que podía leerse: “Sí a Neptuno, no a la censura”.

“Lo que quería era promocionar mi página pero parece que para Facebook la imagen es una imagen sexualmente explícita que deja ver demasiada carne. ¿En serio? ¿Neptuno? Esto es de locos”, comentó la escritora en el Telegraph. “¿Cómo puede ser una obra de arte, nuestra propia estatua de Neptuno, objeto de censura?”

La estatua fue creada en 1560 por un escultor flamenco llamado Jean de Boulogne, apodado Giambologna por los italianos, y ha dominado la plaza cerca de 500 años.

En los años 50, durante los días de graduaciones, se solía cubrir al Neptuno”, añade Barbari. “Quizá Facebook preferiría que la estatua volviese a llevar ropa otra vez”. Un portavoz de Facebook dijo después en un comunicado que la censura había sido un error. “Nuestro equipo procesa millones de imágenes publicitarias cada semana y, algunas veces, prohibimos anuncios incorrectamente. Esta imagen no viola nuestra política publicitaria. Pedimos disculpas por el error y le hemos hecho saber al usuario que estamos aprobando su publicación”.

Más y más casos de censura

La férrea censura del software de Facebook ha provocado cada vez controversias más frecuentes y, sin embargo, se enfrenta a duras críticas en otro frente por hacer más bien poco a la hora de prevenir la propagación de “noticias falsas”.

El año pasado, a un  usuario noruego le obligaron a retirar la fotografía ganadora del premio Pulitzer del año 1972 titulada Terror of War en la que aparece una niña desnuda huyendo de los ataques de napalm durante la guerra de Vietnam. La imagen aparecía en un artículo sobre imágenes que cambiaron la historia.

En ese caso, Facebook también aseguró que la imagen violaba las reglas sobre la desnudez. Sin embargo, después se retractó y publicó una disculpa diciendo que la compañía reconocía “la importancia global e histórica de esa imagen”.

“Por su reconocimiento como una imagen icónica de importancia histórica… hemos decidido readmitir la imagen en Facebook, de donde somos conscientes de que ha sido eliminada”, dijo la compañía.

La directora de operaciones de la compañía, Sheryl Sandberg, pidió disculpas a la primera ministra noruega Erna Solberg después de que la compañía suprimiera un artículo suyo en el que ella misma compartió la fotografía en solidaridad con Tom Egeland, el escritor que había incluido la fotografía de Nick Ut entre las siete instantáneas que según su opinión había “cambiado la historia de la guerra”.

La niña del napalm, de Nick Ut
La niña del napalm, de Nick Ut CLIFF / FLICKR

“Hay decisiones que son difíciles y no siempre damos en el clavo”, escribió Sandberg. “Incluso con estándares claros, examinar millones de posts caso por caso cada semana es un reto”. “A pesar de ello, intentamos hacerlo mejor. Estamos comprometidos a escuchar a nuestra comunidad y a evolucionar. Gracias por ayudarnos a hacerlo bien”.

En enero de 2015, la compañía fue acusada de censurar fotos de la estatua La Sirenita de Copenhague porque supuestamente contenían “demasiada piel a la vista o connotaciones sexuales”. Facebook asegura que restringe la desnudez porque “algunas audiencias dentro de nuestra comunidad global pueden ser sensibles a este tipo de contenido”. Entre el contenido que normalmente se bloquea están las imágenes de genitales y las nalgas sin ropa.

Las imágenes de pezones de mujer están prohibidas a no ser que los senos estén “dando de mamar” o que muestren “una cicatriz propia de una mastectomía”.

Parece que los problemas de Facebook con la vigilancia y la supresión de contenidos publicados por sus 1.400 millones de usuarios activos van a continuar. En noviembre, se informó de que el software desarrollado con el apoyo de Mark Zuckerberg permitirá a terceros examinar y suprimir la visibilidad de los posts.

El gigante de las redes sociales fue acusado de desarrollar el software como parte de sus esfuerzos para lograr que China levante la prohibición de utilizar Facebook que dura ya siete años. El veto se impuso después de los disturbios de Urumqi en 2009 en un intento de frenar el flujo informativo sobre lo sucedido.

“Hemos dicho desde hace mucho que estamos interesados en China y estamos invirtiendo nuestro tiempo en entender y aprender más sobre el país”, aseguró un portavoz.

Las repetidas acusaciones de que Facebook impone normas demasiado férreas sin necesidad sobre el contenido de los usuarios les llevó a realizar un cambio en sus políticas en octubre. En ese momento la compañía dijo que estaba introduciendo estándares editoriales similares a los de la prensa y que ya no iba a censurar material gráfico que fuese “de interés periodístico, significativo o importante para el interés público, incluso si de otro modo violaba nuestros estándares”.

“Nuestro propósito es permitir más imágenes e historias sin que esto suponga un riesgo para la seguridad o que se muestren imágenes gráficas a menores o a otros que no quieren verlas”, escribieron los directivos de Facebook Joel Kaplan y Justin Osofsky anunciando el cambio.